CAROLINA MARÍN, UNA JUGADORA DE ATAQUE QUE DOMINA LA PRECISIÓN Y EL TIEMPO

CAROLINA MARÍN, UNA JUGADORA DE ATAQUE QUE DOMINA LA PRECISIÓN Y EL TIEMPO
CAROLINA MARÍN, UNA JUGADORA DE ATAQUE QUE DOMINA LA PRECISIÓN Y EL TIEMPO

Maurice Lacroix se enorgullece de dar la bienvenida a su equipo a Carolina Marín, jugadora española de bádminton. Carolina, múltiple campeona mundial y medallista de oro olímpica, se ha unido al grupo de talentos de todo el mundo que comparten una gran afinidad con Maurice Lacroix.

Carolina Marín nació en Huelva, España, pero ha estado muchos años viviendo en Madrid. Aquí es donde perfecciona su técnica de bádminton y se entrena en el gimnasio dos veces al día. Durante su infancia, Carolina disfrutaba del flamenco y del bádminton, pero a los 12 años tuvo que elegir y optó por centrarse en este último. Su motivación es evidente, así lo demuestra su decisión de dejar a sus amigos y a su familia con solo 14 años para perseguir su sueño de alcanzar la gloria olímpica. Carolina recibió una medalla de oro en los Juegos Olímpicos de 2016 y ganó el Campeonato Mundial en 2018.

Al charlar con Carolina, su carácter afable reluce. Sonríe continuamente y revela un sentido del humor entrañable. Sin embargo, no hay que subestimar su determinación, ya que vive para ganar y sigue anhelando más medallas. Además, cuando le preguntamos por su estilo de juego, admite libremente que es una «jugadora de ataque». Continúa explicando que los jugadores deben reaccionar con una rapidez impresionante y cambiar de dirección a una velocidad vertiginosa.

Curiosamente, Carolina pronuncia dos palabras que le sonarán a cualquier relojero, «precisión» y «tiempo». Explica la importancia de golpear la pluma con precisión, llevándolo al lado de la pista del adversario con una precisión de láser. En cuanto al tiempo, nos cuenta que se trata de leer el juego y predecir la trayectoria de la pluma más rápido que el rival y preparar antes el contragolpe.

Y, por último, ¿cuál es el siguiente paso para Carolina? Lamentablemente, Carolina ha tenido que ser operada debido a una lesión en la rodilla, y no podrá competir en los Juegos Olímpicos de este año. Aunque ha entrenado mucho y se ha preparado bien, conserva el optimismo y se mantiene y fiel al lema de Maurice Lacroix: «La vida es un camino, no un destino». En palabras de la deportista: «Este es otro golpe que debo afrontar, pero sin duda volveré. Estábamos entusiasmados y sabíamos que estaría en plena forma para los Juegos Olímpicos, pero finalmente no será posible. Sé que estoy en buenas manos y que hay muchas personas a mi lado. Volveré más fuerte que nunca». Maurice Lacroix le ofrecerá su apoyo en todo momento.

DESCUBRIR

Últimas novedades

Conozca las últimas novedades de Maurice Lacroix

© Maurice Lacroix. Todos los derechos reservados